Factura Eléctrica

  •  ¿Por qué ahora me envían una factura mensual de electricidad?

El Real Decreto 1578/2008 de 26 de septiembre aprobado por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, regula la tarifación de las compañías suministradoras e impone a las compañías distribuidoras la obligación de facturar mensualmente la electricidad y no cada dos meses como venía ocurriendo hasta ahora. Aunque estaba previsto que se implantara desde el 1 de Noviembre, algunos retrasos de última hora han provocado que los clientes hayan recibido su primera factura mensual a partir de diciembre o enero de 2009.

  •  ¿Leerán el contador cada mes?

No. La norma señala expresamente que las distribuidoras de electricidad deberán seguir leyendo los contadores cada dos meses.

  • ¿Cómo saben el consumo del mes que no realizan lectura?

No lo saben. Su compañía sólo cuenta con la información necesaria para cobrarle su cuota fija (término de potencia) y sus equipos de medida. Por eso se ha optado por realizar una estimación.

  • ¿Y cómo se hace ese cálculo del consumo de electricidad?

Por el momento, cada compañía eléctrica realiza su propia estimación ya que el Ministerio no hizo ninguna previsión al respecto. No obstante todas ellas han tomado como punto de partida el consumo del cliente en ese mismo periodo del año anterior.

Sin embargo a la hora de ponerlo en la práctica, la realidad ha mostrado situaciones dispares, ya sea porque la compañía ha realizado una estimación a la baja, ya sea porque su consumo histórico de electricidad no refleja la situación actual del cliente (vivienda vacía, etc.)

  •  ¿Qué pasa si se equivocan en la estimación?

La factura estimada de electricidad no tiene carácter definitivo. Por lo tanto una estimación a la baja o al alza se corrige automáticamente en la siguiente factura que debe realizarse teniendo en cuenta su consumo real. Por lo tanto una desviación entre el consumo estimado y el real no debería suponer pagar de más, aunque sí significa adelantar a su distribuidora el pago de un consumo que todavía no se sabe si ha realizado o no.

Si por ejemplo la vivienda ha dejado de habitarse recientemente, como se basan en los consumos del año anterior, le seguirán adelantando el cobro de unos consumos que le tendrán que devolver en las facturas posteriores.